Archivo mensual: noviembre 2012

El Contentamiento Cristiano… Una Joya Rara

Los judíos religiosos en los días de Pablo lo atacaron a él y a los cristianos de entonces por causa de su fe. ¿Era porque aquéllos cristianos llevaban una vida inmoral? ¡No!, de ninguna manera. ¿Era porque aquéllos cristianos no hacían buenas obras? ¡Tampoco! ¿Por qué pues, los perseguían? Era porque la verdad que predicaban hería el orgullo humano.

Los cristianos predicaban que la salvación era posible solamente por causa de la gracia de Dios mostrada en la muerte de Cristo en la cruz, y decían que asiera, aún para la mejor persona sobre la faz de la tierra. No tenían la cos­tumbre de exigir una decisión por parte del hombre para que fuera aceptado por Dios. No eran como algunos de hoy en día que, sí, lo exigen. Los cristianos del tiempo de Pablo conocían un solo camino de salvación, el de la gracia de Dios. Y esta enseñanza de la gracia no era un asunto que tocaban solamente de vez en cuando. Esta enseñanza brillaba, reinaba y triunfaba. Era la única cosa que predi­caban. Para ellos era una equivocación toda idea en cuanto al hombre mereciendo la salvación. Nuestras obras más resplandecientes y nuestras cualidades más valiosas, si bien muy útiles y muy necesarias en los círculos humanos, no tenían ningún valor para la obra de la salvación.

La predicación apostólica se dirigía al hombre como desdichado, culpable, condenado y muerto ante los ojos de Dios. Para los tales, la única esperanza de salvación era si Dios les mostraba su gracia.

EL CONTENTAMIENTO CRISTIANO UNA JOYA RARA

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Sin categoría, Varios

El Reino De La Gracia (Desde su comienzo hasta su consumación)

Los judíos religiosos en los días de Pablo lo atacaron a él y a los cristianos de entonces por causa de su fe. ¿Era porque aquéllos cristianos llevaban una vida inmoral? ¡No!, de ninguna manera. ¿Era porque aquéllos cristianos no hacían buenas obras? ¡Tampoco! ¿Por qué pues, los perseguían? Era porque la verdad que predicaban hería el orgullo humano.

Los cristianos predicaban que la salvación era posible solamente por causa de la gracia de Dios mostrada en la muerte de Cristo en la cruz, y decían que asiera, aún para la mejor persona sobre la faz de la tierra. No tenían la cos­tumbre de exigir una decisión por parte del hombre para que fuera aceptado por Dios. No eran como algunos de hoy en día que, sí, lo exigen. Los cristianos del tiempo de Pablo conocían un solo camino de salvación, el de la gracia de Dios. Y esta enseñanza de la gracia no era un asunto que tocaban solamente de vez en cuando. Esta enseñanza brillaba, reinaba y triunfaba. Era la única cosa que predi­caban. Para ellos era una equivocación toda idea en cuanto al hombre mereciendo la salvación. Nuestras obras más resplandecientes y nuestras cualidades más valiosas, si bien muy útiles y muy necesarias en los círculos humanos, no tenían ningún valor para la obra de la salvación.

La predicación apostólica se dirigía al hombre como desdichado, culpable, condenado y muerto ante los ojos de Dios. Para los tales, la única esperanza de salvación era si Dios les mostraba su gracia.

EL REINO DE LA GRACIA desde su comienzo hasta su consumación

Deja un comentario

Archivado bajo Doctrinas de la Gracia, Libros, Sin categoría, Temas

CÓMO BUSCAR Y ENCONTRAR AL SEÑOR

“Hijo mío, si aceptas mis palabras y atesoras mis mandamientos dentro de ti, si prestas oído a la sabiduría e inclinas tu corazón al entendimiento llamas a gritos, si como a la plata la buscas y la rebuscas como a tesoros escondidos, entonces entenderás el temor a Jehová y hallarás el conocimiento de Dios” (Proverbios 2:1-5, RVA; Las palabras de Salomón, Rey de Israel A. C.).

El llamamiento compasivo de Dios:

Dice el dicho que ‘No hay alguien tan necio, como un viejo necio’ y continúa diciendo que; ‘no hay nadie tan  obstinadamente aferrado a un estilo de vida vano y sin propósito, como la persona que obstinadamente ha estado en ese camino toda la vida’.

La gente vaga lejos de Dios, explorando todas las atracciones de este mundo presente, encontrando mucho dolor y decepciones a lo largo del camino, pero nada substancial. Sin embargo, con el paso de los años, se aferran casi con desesperación a ese estilo de vida que les ha fallado.

‘Si solo’, parece decir el rey Salomón, ‘pudieramos poner cabezas de ancianos sobre hombros jóvenes y ‘rescatar’ a la siguiente generación de la duplicidad y fraude de este mundo vano, entonces, no serían engañados por algo que solamente robará sus mentes, sus corazones y sus almas, y que nunca cumplirá sus promesas’, hay una gran ternura en su llamado, ‘Hijo mío, si tomares mis palabras…’. Si tan solo escucháramos a Dios y nos volviéramos a Él, haríamos tal descubrimiento, y recibiríamos muchas experiencias y participación de Su poder en nuestras vidas. Y también la sabiduría y el discernimiento serían nuestros. “Si tomares…, si inclinares., si clamares… dice Salomón. Si tan solo recibiéramos sus palabras. Esa pequeña palabra (Si) es la vez una condición y una promesa. Para recibir el pleno impacto del llamamiento de Salomón, primero consideraremos su descripción de cómo Dios comunica su mensaje a nosotros y después, cómo debemos buscarlo.

CÓMO BUSCAR Y ENCONTRAR AL SEÑOR

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Varios

LA BIBLIA, SU PROPIO INTERPRETE

“De estas cosas estamos hablando, no con las palabras enseñadas por la sabiduría humana, sino con las enseñadas por el Espíritu, interpretando lo espiritual por medios espirituales.” (I Corintios 2:13, RVA).

Una de las mayores causas de la introducción de doctrinas falsas en las iglesias evangélicas de hoy, es el error en comprender o usar reglas correctas de interpretación bíblica. En ninguna parte esto es más evidente que en el caso de la enseñanza carismática. Muchos versículos son mal usados porque el maestro ignora los otros pasajes o principios que proporcionan la perspectiva correcta del texto. El maestro carismático toma confiadamente las señales milagrosas del libro de los Hechos y espera verlos reproducirse en la vida diaria de las iglesias de hoy.

El predicador carismático pasa por alto muchos pasajes de la escritura que explican que estas señales milagrosas fueron dadas para autentificar la revelación neotestamentaria. (Esta revelación estaba siendo entregada por partes en aquel entonces, y era necesario autentificar a los mensajeros como a la revelación misma). También se equivoca en no darse cuenta de la calidad de los milagros que ocurrieron en aquellos días. (Fueron siempre milagros innegables y espectaculares, imposibles de falsificar.) Al no entender esto, el maestro carismático moderno trata de usar en este tiempo un montón de meras coincidencias sin importancia; historias exageradas e inverosímiles, afirmándolas entusiastamente como si fueran iguales a los milagros del Nuevo Testamento.

Nosotros, por supuesto afirmamos que Dios obra milagros hoy. Dios hace muchas cosas maravillosas en respuesta a las oraciones de su pueblo incluyendo muchas sanidades. Pero por medio de la oración de fe que el enfermo es sanado hoy, no por el talentoso sanador, porque las señales apostólicas terminaron a finales del primer siglo.

LA BIBLIA SU PROPIO INTERPRETE

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Varios

CÓMO LEER LA BIBLIA

« ¿No habéis leído?… ¿No habéis leído?… Y si supieseis qué significa» (Mateo 12:3-7).

Los escribas y fariseos eran ávidos lectores de la ley. Estudiaban los libros sagrados continuamente, escudriñando cada palabra y letra. Tomaban nota de cosas muy poco importantes, como cuál era el versículo que se hallaba a la mitad del Antiguo Testamento, cuántas veces aparecía una determinada palabra, e incluso cuántas veces aparecía una letra, el tamaño de la letra y su posición concreta. Nos han dejado montones de notas sobre las meras palabras de las Sagradas Escrituras. Para el caso, podían haber hecho lo mismo con cualquier otro libro, y la información habría sido tan importante como los hechos que habían tan industriosamente escogido concernientes a la letra del Antiguo Testamento.

Eran, sin embargo, intensos lectores de la ley. Organizaban una discusión con el Salvador sobre un asunto concerniente a esta ley ya que la conocían perfectamente, y estaban siempre listos para usar su conocimiento como un ave de rapiña utiliza sus garras para rasgar y desgarrar. Los discípulos de nuestro Señor habían arrancado algunas espigas de trigo, y las restregaban entre sus manos. De acuerdo con la interpretación farisaica, restregar una espiga de trigo era una manera de trillar, y, como era pecado trillar en sábado, debía serlo también restregar una espiga o dos de trigo cuando uno estaba hambriento un sábado por la mañana. Este era su alegato, y con ello y con su versión de la ley del sábado, se acercaron al Salvador. Jesús solía llevar a menudo la guerra al campo del enemigo, y así lo hizo en esta ocasión. Fue a su propio terreno y les dijo: « ¿No habéis leído? » Esta era una pregunta muy cortante para los escribas y fariseos, aunque aparentemente no hay dificultad alguna en ella. Era la pregunta más natural y correcta que podía hacerles. ¡Ah, pero el hecho es que se la planteó a ellos! « ¿No habéis leído? » « ¡Leído! », podían haber dicho, ¡Cómo! ¡Nosotros hemos leído la ley muchas veces! ¡La leemos siempre! ¡Ningún pasaje escapa a nuestros ojos críticos!” Pero nuestro Señor vuelve a plantear la pregunta otra vez: « ¿No habéis leído? », como queriendo dar a entender que no la habían leído nunca, aunque, como sabemos, eran los mejores lectores de aquel tiempo. Lo que les estaba insinuando era que no la habían leído nunca, y de paso les dio la razón por la cual les había preguntado si la habían leído. Les dijo: «Si supieseis qué significa», como queriendo decir: «No la habéis leído porque nunca la entendisteis. Conocéis las palabras, habéis contado las letras y habéis marcado la posición de cada versículo y palabra, y sabéis muchas cosas acerca de cada libro, pero no tenéis ni idea de cómo leer, porque no habéis aprendido cómo hacerlo; no entendéis, por lo tanto se puede decir que no leéis. Sois simples ojeadores o contempladores de la Escritura. No la habéis leído porque no la comprendéis». Este es precisamente el primer punto de esta disertación.

CÓMO LEER LA BIBLIA

Deja un comentario

Archivado bajo Libros, Varios

El Fenómeno Carismático

Lo que llamamos la enseñanza “carismática” fue inicialmente limitada al Pentecostalismo hasta 1955 aproximadamente. Después (comenzando en E.U.A.) empezó a esparcirse a otras denominaciones.

Fue en Abril de 1960, que el Rector de una iglesia Episcopal en California, anunció a su congregación que él había recibido el bautismo del Espíritu y que había hablado en lenguas. Esto provocó muchos reportajes en la televisión y en los periódicos en los Estados Unidos, causando una ola de atención pública y el lanzamiento efectivo del “Movimiento Carismático Moderno.”

EL FENÓMENO CARISMATICO

Deja un comentario

Archivado bajo Varios